Hormonas y Salud Bucal

Hormonas y Salud Bucal

Las hormonas no solo pueden alterar tu peso, tu estado de ánimo… También influye en tu salud bucal.

Una mayor cantidad de estrógenos y progesterona provocan un mayor flujo de sangre a tus encías, lo que nos hace más vulnerables a la presencia de placa y bacterias. Esto hace que las encías se inflamen, se hinchen y sangren. Si se dejan sin tratar, la inflamación prolongada de las encías puede llevar a la pérdida de hueso alrededor de los dientes y finalmente a perder dientes.

Hay que prestarle atención en cada etapa:

Pubertad
En la pubertad se puede producir un incremento de la inflamación de las encías, una gingivitis con enrojecimiento y el sangrado de las encías. Es una etapa en la que es especialmente importante seguir una higiene bucal eficaz y rutinaria y realizar controles de la situación bucal con el dentista o periodoncista.

Edad fértil
Durante la edad fértil los niveles hormonales correctos tienen un papel protector sobre la salud de las encías. Esto no exime de tener también una buena higiene bucal y realizar visitas cada 6-12 meses con el dentista. Si tomamos anticonceptivos orales, debemos de ser conscientes de que son hormonas. algunas mujeres sufren síntomas similares a la gingivitis gestacional debido a las hormonas que conllevan los anticonceptivos, si se prolongan demasiado en el tiempo pueden dañar los tejidos que rodean los dientes, por lo que es recomendable acudir al dentista para que compruebe cómo está la dentadura.

Embarazo
En el embarazo los cambios en los niveles de estrógenos y progesterona favorecen la aparición de gingivitis (inflamación de las encías). Este cambio de hormonas afecta a las encías, al sistema inmune local y a las bacterias. Este cóctel hace que aparezca la conocida como ‘gingivitis del embarazo’, un problema muy común entre el segundo y el octavo mes de gestación. Las embarazadas deben cuidar mucho su higiene oral durante este periodo y visitar asiduamente al dentista, sobre todo si ya se padecía gingivitis antes del embarazo ya que aumenta la posibilidad de parto prematuro y de complicaciones para el bebé.

Menopausia
Al entrar en la menopausia se reduce el papel protector de los estrógenos sobre las encías, por lo que deberán vigilarse de cerca, extremando la higiene bucal y las visitas al dentista o periodoncista. También se asocia a mayor sequedad bucal, que favorece la acumulación de placa bacteriana aumentando la inflamación gingival y las caries.

Deja un comentario

Cerrar menú