La importancia de la Lactancia Materna

La importancia de la Lactancia Materna

La lactancia materna, además de aportar beneficios nutricionales, inmunológicos y emocionales también tiene efecto positivo para la fonoaudiología, con el crecimiento y desarrollo del sistema estomatognático.
El seno materno funciona como aparato ortodóntico natural. Al succionar, el bebé coloca la lengua en la posición correcta dentro de la boca. Las arcadas (aún sin
dientes), las mejillas y la lengua se mueven armoniosamente y toda la función neuromuscular de la boca se desarrolla de forma equilibrada.

La región bucal se caracteriza por ser la primera fuente de placer y una de las primeras de comunicación, una vez que el recién nacido inicia el contacto
con el mundo. El acto de succionar es la forma encontrada por el recién nacido para calmarse y satisfacerse.

La lactancia materna permite el ejercicio necesario para el desarrollo del sistema estomatognático. Los músculos masticatorios inician así su maduración y posicionamiento. La lengua estimula el paladar, evitando cualquier perturbación.
Junto con el movimiento muscular ocurre el desarrollo óseo. Se constata, por lo tanto, que la lactancia es el estímulo a todas las estructuras bucales, como los labios, lengua, mejillas, huesos y músculos de la cara.

Además, se considera la lactancia como la primera lección preventiva de la adecuada respiración, porque durante el proceso las funciones orofaciales son
perfectas: labios cerrados, postura correcta de la lengua, el patrón respiratorio (nasal), lo que mantiene correctas las funciones del sistema estomatognático.

Por lo tanto, la lactancia materna ofrece al bebé un adecuado desarrollo óseo y muscular, garantizando así el bienestar perfecto funcionamiento y posibilitando salud general al niño en virtud de las interrelaciones existentes entre el sistema estomatognático y los demás órganos y funciones.






Deja una respuesta

Cerrar menú